Reflexiones, Textos para orar

Nunca os he conocido

Aquel día muchos dirán: «Señor, Señor, ¿no hemos profetizado en tu nombre, y en tu nombre echado demonios, y no hemos hecho en tu nombre muchos milagros?» Yo entonces les diré: «Nunca os he conocido».

(Mt 7, 22-23)

Me venían a la mente diferentes compromisos y – lo mismo que la gente del Evangelio – me extrañaba que no los reconociese Jesús. Pero luego me di cuenta de una cosa: es importante lo que hagamos, pero también “desde dónde” lo hagamos.

Si nos comprometemos desde sentirnos superiores, o desde un activismos – a veces excesivo – sin una motivación fuerte interior, sin una oración desde dentro que nos alimente, nos llame e impulse a un compromiso a favor de los demás… ante el primer cansancio o bache de la vida por diversas circunstancias, dejamos de realizarlo, nos centramos en nosotros mismos y nos olvidamos de los demás.

En cambio, si vivimos nuestros compromisos a favor de los demás desde la la compasión, si somos catequista o evangelizamos desde el servicio, como uno o una más del Pueblo de Dios, e impulsados interiormente por la oración, por la Palabra, habrá momentos en la vida que – por diferentes causas – igual debemos hacer un “paréntesis”, una parada o comprometernos sólo desde la oración y no como fue habitualmente… ¡Pero nuestra casa no será destruida!

¡Cuando deje de caer la lluvia y los vientos se calmen, volveremos al compromiso con energía, amor, esperanza…!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s