Reflexiones, Textos para orar

Escucharle y creerle

En medio de un diálogo, Jesús dice: “Os lo he dicho, y no creéis”.

El problema de estos hombres no es que no le hubiesen escuchado, pues Jesús ya se lo había dicho. El fallo creo que es con qué actitud le escuchaban.

Una cosa es escuchar habiendo juzgado mal a la persona, con desconfianza, con una respuesta o comentario preparado, antes de haber terminado de hablar la persona, en este caso, Jesús.

El otro modo es siguiendo esa expresión popular de: “soy todo oídos”. Es dejarme empapar por sus palabras, que lleguen a dentro, que me cuestionen, que me transformen. Y yo le sigo, sigo su Palabra para seguir escuchándole y seguir transformando mi vida, seguir comprometiéndome cada día, seguir sintiendo su presencia.

Creo que la verdadera pregunta no es: ¿Hasta cuándo nos vas a tener en suspenso? Sino, ¿Hasta cuándo queremos estar en suspenso?

Señor, nos lo has dicho y te hemos creído. Soy feliz, muchos somos felices, de poder formar parte de tus ovejas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s