Textos para orar

Te seguiré

Señor,
me dices cada día: «sígueme»;
y quiero responderte, quiero seguirte.
Pero en momentos, reconozco que me paro.
Cansancio, pereza, miedo…
Tú mejor que nadie sabes los motivos,
y también avisaste que no iba a ser fácil.
A pesar de todo, me sigues pidiendo que te siga.

Que te siga: no con poder,
sino con servicio;
no con grandiosidades,
sino con la vida cotidiana,
con la relación con la gente,
con el trabajo de cada día,
con la acogida,
con la escucha,
con las ayudas pequeñas pero necesarias.

Como humana que soy,
en momentos busco excusas
para desentenderme de ciertos compromisos.
Pero con tu paciencia infinita
me insistes y me esperas.

Después de seguirte un tiempo,
después de caminar con la comunidad,
-reconociendo los días que estado parada-
sigo teniendo una respuesta:
«te seguiré adondequiera que vayas»,
te seguiré con tu presencia, con tu gracia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s