Sin categoría

La transfiguración

Señor, dices que escuche a Jesús, pero no lo dices desde un imperativo de “mandato”, sino desde el mejor consejo que te puede dar el Padre con cariño.

Me has ayudado a ver en su Vida, tu Vida; en su Palabra, tu Palabra…

Entonces: ¿qué te voy a decir?, ¿qué voy a hacer?

¡Aquí estoy! ¡Soy todo oídos!