El Vídeo del Papa – Agosto 2019

En las familias se aprenden las cosas que nos acompañarán toda la vida. En ellas se forman nuestros valores. Y, sobre todo, son el lugar donde primero descubrimos el amor a través de nuestros padres y nuestros hermanos, reflejo del amor de Dios. Amar y ser amados nos humaniza, nos ayuda a reconocer el amor de Dios. Jesus nos ha revelado este camino. Vivamos este amor en nuestras familias uniéndonos en la oración.

“¿Qué mundo queremos dejar para el futuro?

Dejemos un mundo con familias.

Cuidemos las familias porque son verdaderas escuelas del mañana, son espacios de libertad, son centros de humanidad.

Y reservemos un lugar destacado en ellas para la oración, personal y comunitaria.

Recemos para que las familias, gracias a una vida de oración y a una vida de amor, se vuelvan cada vez más “laboratorios de humanización”.

Anuncios

El vídeo del Papa

Las personas encargadas de impartir justicia tienen una gran responsabilidad. Su labor no es nada fácil. Y tiene unas consecuencias que afectan directamente a la vida de las personas. Por eso han de mantener su independencia e imparcialidad. Para asegurar que la justicia tenga siempre la última palabra.

“De los jueces dependen decisiones que influyen en los derechos y en los bienes de las personas”.

Su independencia les tiene que mantener alejados del favoritismo, de las presiones las cuales pueden contaminar las decisiones que ellos tienen que tomar. Los jueces han de seguir el ejemplo de Jesús, que no negocia nunca la verdad.

Recemos para que todos aquellos que administran la justicia obren con integridad, y para que la injusticia que atraviesa el mundo no tenga la última palabra.”El Video del Papa difunde cada mes las intenciones de oración del Santo Padre por los desafíos de la humanidad y de la misión de la Iglesia.

Quienes somos

Somos los impostores que dicen la verdad, los desconocidos conocidos de sobra, los moribundos que están bien vivos, los penados nunca ajusticiados, los afligidos siempre alegres, los pobretones que enriquecen a muchos, los necesitados que todo lo poseen.
(2Cor 6, 9-10)

El Padre y el Hijo y el Espíritu Santo

Hermanos:
Ya que hemos recibido la justificación por la fe, estamos en paz con Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo.
Por él hemos obtenido con la fe el acceso a esta gracia en que estamos; y nos gloriamos, apoyados en la esperanza de alcanzar la gloria de Dios.
Más aún, hasta nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce constancia, la constancia, virtud probada, la virtud, esperanza, y la esperanza no defrauda, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado.
(Rom 5, 1-5)

Creí

Teniendo el mismo espíritu de fe, según lo que está escrito: «Creí, por eso hablé», también nosotros creemos y por eso hablamos; sabiendo que quien resucitó al Señor Jesús también con Jesús nos resucitará y nos hará estar con vosotros.
(2Cor 4, 13-14)